Taller de crecimiento erótico para parejas

Cultivando el arte de amar

Taller de crecimiento erótico en pareja

Como parejas, atendemos la crianza, el trabajo, la casa… y un sin fin de ocupaciones que nos van surgiendo en el día a día y a veces, parece que fuéramos más un par de socios que un par de amantes. Difícilmente dejamos hueco en nuestras agendas para el encuentro en el placer con nuestra pareja, esa persona amada y con la que hemos decidido convivir y disfrutar de la vida. Si echamos de menos parar para mirarnos a los ojos y dedicarnos unas caricias tiernas, unas palabras sugerentes… quizá sea el momento de tomar un respiro y darle un soplo de aire fresco a nuestra relación.

Este taller está dirigido a todo tipo de parejas: vivan juntas o no, estén o no criando, sean del mismo o de distinto sexo, sea una relación de larga o corta duración...

Con este taller pretendemos crear un espacio dedicado al cuidado, al mimo, al encuentro entre amantes. Un espacio amable y libre de juicios, en el que cada pareja pueda descubrir su propia forma de cultivar su relación.

La programación del taller se basa en juegos y dinámicas de trabajo corporal compartidas con la pareja: visualización, relajación, masajes, caricias, movimiento… que faciliten la conciencia y la integración del cuerpo en su totalidad, así como la expresión y la comunicación con la pareja. A través de la conciencia corporal y sensorialidad, exploraremos nuevas vías de encuentros eróticos, nuevas formas de amarse, de jugar a las seducciones, los deseos y los placeres compartidos. Tras las dinámicas se posibilita poner palabras a las sensaciones vividas a través de una puesta en común grupal. Posteriormente, pueden sacarse algunos hilos de reflexión apoyados por algunas ideas teóricas, pero sin salir del formato vivencial, es decir, sin entrar en discursos ni debates.

En conclusión, la propuesta es crear un espacio de disfrute y exploración en la pareja de distintas formas de encontrarse que cultiven la erótica, los placeres, la comunicación… de manera vivencial, a través del cuerpo y de las sensaciones.

Los juegos que se proponen se realizan solo con la pareja. Se cuida mucho el ambiente, creando un espacio libre de juicios y valoraciones, respetando los procesos individuales, de pareja y grupales. El espacio físico está dividido con unas telas que cuelgan del techo de manera que se preserve la intimidad de cada pareja. 


Objetivos:

 

  • Posibilitar un espacio de relajación y disfrute en pareja.
  • Conectar con las sensaciones corporales.
  • Facilitar herramientas para la comunicación en el ámbito erótico y convivencial.